Entrevista de Ara Malikian para OVIEDO GENERA

Llamo a Ara a su móvil y me dice que aún no ha llegado a Nápoles, que va en coche.
– ¿Cómo? – le pregunto. Sabía que tenía un vuelo directo desde Barcelona.
– Pues ya ves – me dijo-. Cuando llegué a Barcelona a coger el vuelo de Vueling pretendían que metiese mi violín en la bodega de equipajes, no me dejaban subirlo al avión. Y claro, les dije que estaban locos y cogí otro vuelo a Roma. Ahora me llevan en coche de Roma a Nápoles-.
– Esto es el colmo ya. Supongo que estarás muy cansado. ¿Quieres que dejemos la entrevista para otro momento?
– No, no. Estoy bien. Llegaré a tiempo y todo saldrá como estaba previsto. Tú pregunta, que no conduzco yo.

Ara-Malikian-L

La colaboración entre Ara Malikian y Fundación Magistralia, ente integrante del proyecto OVIEDO GENERA junto con el Ayuntamiento de Oviedo y la Universidad, data del año 2007. En ese año, siendo él aún concertino de la Orquesta Sinfónica de Madrid, residente del Teatro Real, Ara formó parte del elenco de profesores de los cursos Magistralia celebrados en el Campus de la Universidad Carlos III de Madrid. Desde entonces hemos mantenido un estrecho contacto.
B.M.: ¿Qué ha cambiado en tu forma de entender la música desde entonces?
A.M.: En la vida de un artista todo son etapas, y en esa etapa aprendí muchas cosas, pero uno siempre tiene que empezar a seguir aprendiendo, creciendo, nutriéndose del arte y cerré una etapa para poder hacer más cosas y cuando el artista es libre aprende más a través de encuentros con otros músicos, de viajar a otras culturas y abrir más el horizonte.
B.M.: ¿En qué momento decides abandonar tu envidiable puesto de concertino del Teatro Real para dedicarte en cuerpo y alma a la difusión de la música clásica?
A.M.: Fue una decisión difícil de tomar porque yo estaba muy bien, disfrutaba en la orquesta con el repertorio orquestal y de ópera, me llevaba bien con los compañeros, pero simplemente sentí que tras 7 u 8 años necesitaba algo más para hacer lo que soñaba y eso precisaba de tiempo, un tiempo que la orquesta no permitía. Insisto en que fue difícil porque lo pasaba bien y tenía la vida bastante resuelta, pero un músico para ser músico tiene que tener algo de bohemio. Y yo no quería perder esa actitud bohemia de buscarme la vida día a día, viajar y buscar nuevas cosas.
B.M.: Comenzaste con un cuarteto y ahora trabajas con una orquesta de cámara compuesta por 12 jóvenes, cosechando un gran éxito de crítica y público. ¿Qué te hizo montar esta agrupación?
A.M.: Son chavales que terminaron la carrera de música o están a punto, jóvenes pero muy bien preparados y con muchas ganas, con el gusto metido dentro. Están empezando. Eso es lo bonito porque están con ganas de hacer cosas y en un proyecto loco como éste se necesita gente joven, que se preste a ello y que les proporcione satisfacción personal. Yo les doy la oportunidad para tocar y juegan con su personalidad, mientras que en una orquesta grande esa personalidad se pierde.
B.M.: Cuando viniste como invitado a la presentación del proyecto OVIEDO GENERA en noviembre, ¿cuál fue tu impresión del mismo?
A.M.: Me di cuenta de que es un trabajo duro e importante y quedé muy impresionado por el esfuerzo. Me parece maravilloso y me sentí muy honrado de haber formado parte entonces y ahora. No tengo duda de que eso va a repercutir en Oviedo, en Asturias y quizás en el resto de España.
B.M.: Es la primera vez que actúas en Asturias con un programa clásico. ¿A qué crees que se debe esa tardanza?
A.M.: No lo sé, pero es cierto. Supongo que se debe a los gustos de los programadores. No encajaba en su programación. Pero ahora estoy encantado, sobre todo de que sea dentro del marco del proyecto OVIEDO GENERA. He estado muchas veces en Asturias, y en el fondo no me importa si es con música clásica o no, todo lo toco con amor y entrega. Hasta que me lo dijiste tú no me había dado cuenta de ello. En el fondo lo importante es tocar.
B.M.: Te conozco bien. ¿Tienes preparada alguna sorpresa para el sábado, fuera del programa publicado?
A.M.: Sí claro, y os vais a sorprender muchísimo. Sólo espero que os guste y disfrutéis tanto como lo hago yo. Pero ya no cuento más.
B.M.: Bien, bien. Nos quedamos con la intriga de la sorpresa, que nos encantará seguro. Gracias por todo, Ara.
A.M.: Gracias a OVIEDO GENERA, a Magistralia y a ti.

Beatriz Montes para OVIEDO GENERA

Anuncios